Lámparas LED vs ahorrativas

Se dice que un 25% de la energía que se consume va destinada a la iluminación.

Gracias a los avances que se realizan en el ámbito de la energía, las bombillas LED y las bombillas de bajo consumo, cubren con creces las necesidades de cualquier ambiente proporcionando ventajas en el ahorro de la energía.

Aunque la ventaja más conocida de las lámparas LED es su durabilidad, hay otros aspectos positivos que importantes de considerar. Aquí reproducimos lo que dos sitios web nos dicen al respecto.

El consumo con la iluminación de una bombilla LED (diodo emisor de luz), se caracteriza porque dura mucho y consume muy poco. De hecho, se estima que tienen una duración aproximada de 70.000 horas, por lo que pueden llegar a durar hasta 50 años.  

Led vs Bajo consumo

Led vs Bajo consumo

En realidad, la gran diferencia entre las bombillas LED y las de bajo consumo, es que las LED no contienen ningún elemento tóxico y alcanzan el 100% de su rendimiento desde el mismo momento en que las encendemos, por lo que resultan más eficientes a largo plazo. Las bombillas de bajo consumo han de ser recicladas con tratamiento de residuos peligrosos, algo que desconoce gran cantidad de población.

Además, por su funcionamiento conlleva una reducción de emisión de calor muy elevada, debido a que las bombillas LED transforman hasta el 98% de su energía en luz y sólo un 2% en calor.

Bombillas de bajo consumo

Este tipo de bombillas (lámparas fluorescentes compactas), funcionan de forma parecida a los fluorescentes de tubo de toda la vida, pero con la diferencia que, a parte de su bajo consumo, son frías, usan entre un 50% y un 80% menos e energía (y producen la misma cantidad de luz), y duran más (aunque resultan un poco más caras, una vez más esto se ve compensado).

¿Inconveniente? Contiene un gas con una pequeña porción de mercurio, que va desde los 3 mg a los 6, lo que la convierte en un residuo peligroso por lo que han de ser entregadas en puntos especiales para su reciclaje. Consultando por ejemplo la web de Ambilamp, se pueden encontrar puntos de entrega para su reciclado.

Sin duda la mejor opción a pesar de ser algo más caras, es optar por bombillas LED, ya que son más eficientes y menos contaminantes. Su precio actualmente resulta algo elevado, pero la misma situación pasaron las bombillas de bajo consumo, por lo que se espera que en un tiempo se regulen sus precios.

1. ULTRA-BAJO CONSUMO

La iluminación LED consume un 80-90% menos de electricidad que una bombilla convencional de similares características: 12lm/w para bombillas convencionales y 90lm/w para bombillas LED. Esto supone un ahorro en la factura de la luz muy considerable.

2. MAYOR DURACIÓN

La vida útil del LED oscila entre 30.000 y 100.000 horas dependiendo del tipo de tecnología. Es hasta 11 veces superior si lo comparamos con las 2.000 horas de una lámpara incandescente o las 10.000 de una bombilla de bajo consumo actual. Una bombilla LED tiene una vida útil de 25 años con una utilización media de 5 horas diarias. Los LEDs no se “funden” como los sistemas convencionales, si no que van reduciendo su capacidad lumínica en función de la calidad del semiconductor, la disipación, la temperatura ambiente, el punto de polarización en voltaje e intensidad del LED, el equipo de transformación y tiempo de uso.

3. SIN DETERIORO POR CONMUTACIÓN

La vida útil de las bombilla LED no se ve afectada por el efecto de la conmutación, es decir podemos encender y apagar tantas veces como sea necesario sin deteriorarla. Instalando iluminación LED en lugares como pasillos, garajes, portales, rellanos o escaleras de un edificio o cualquier otro lugar en el que la encendemos y apagamos las luces con frecuencia evitaremos tener que cambiar lámparas fundidas a menudo. Las luminarias de bajo consumo ven reducida su vida útil un 50% debido a este fenómeno. Las luminarias de bajo consumo tardan algunos minutos en alcanzar su máximo esplendor lumínico, por contra las luminarias LED se encienden a intensidad de trabajo nominal sin producir picos de corriente y no es necesario esperar para obtener todo el rendimiento de la luminaria.

4. LUZ DE CALIDAD

La luz emitida por las luminarias LED no contiene radiación ultra violeta (UV) lo que nos evita estar bajo la exposición de estas radiaciones dañinas para la salud. También está libre de parpadeos o zumbidos molestos.

5. SALUD

El 80% de la información que nos llega la recibimos a través de la vista, una iluminación no apropiada puede causar fatiga, dolor de cabeza y ojos, alterar nuestro estado mental e incluso causar accidentes laborales o domésticos.

6. ECOLÓGICAS

No contienen tungsteno como las bombillas convencionales, ni mercurio como la iluminación fluorescente, tampoco incorporan metales pesados, son reciclables y cumplen con la normativa europea de sustancias contaminantes RoHS. El ahorro energético repercute directamente en el medio ambiente ya que gran cantidad de la energía que consumimos es producida en centrales altamente contaminantes. Esto unido al hecho de que tener mayor vida útil representa generar menos residuos.

7. PRODUCEN POCO CALOR

Una bombilla convencional usa un 95% de la electricidad para genera calor y solo un 5% para iluminar. Las luminarias LED alcanzan una temperatura templada, no desperdician energía en crear calor, por lo que también no deterioran los materiales colindantes y evitan riesgos de incendio. Esto las hace aptas para aplicaciones de frio industrial ya que no disipan calor dentro de las cámaras frigoríficas.

La información sobre la tecnología LED es basto en internet, sin embargo, encontramos una lista de “preguntas frecuentes” que consideramos bastante útil y práctico: http://www.tecnologialed.com.mx/FAQ

Tomado de:
http://www.sostenibilidad.com/ahorra-o-nunca/bombillas-led-vs-bombillas-de-bajo-consumo/
http://www.ledahorro.com/iluminacion-led/ventajas-led-frente-a-la-iluminacion-convencional.html